Managua

Representantes nacionales de la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco se concentraron ayer jueves en un solo bloque por una “Navidad sin presos políticos” en Nicaragua, en una actividad que fue asediada por la Policía, que prohíbe reclamos al Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Decenas de integrantes de la Unidad, la organización opositora más extensa de Nicaragua, se reunieron en el patio de un hotel de Managua, para enviar desde ahí un mensaje a las personas capturadas por protestar contra Ortega, en medio de la profunda crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018.

“A 20 meses de la rebelión cívica hemos decidido hacer este encuentro nacional para dedicarlo a más de 160 presos políticos, que actualmente están sufriendo en las mazmorras del régimen, no descansaremos hasta que cada uno sea liberado (…)”, dijo la dirigente de la Unidad, Violeta Granera.

La opositora afirmó que el mejor escenario para hacer el reclamo son las calles, pero recordó que expresarse en público contra Ortega es lo que ha llevado a muchos a la cárcel, y a cientos al cementerio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here